DECRETO PARA PROCLAMAR EL 2019 COMO AÑO EXTRAORDINARIO PARA LA MISIÓN

“Poner la misión de Jesús en el corazón de la misma Iglesia”, (Papa Francisco).

1. El Papa Francisco nos ha invitado a vivir, como Iglesia Universal, un Mes Misionero Extraordinario en octubre de este año 2019 con el tema: “Bautizados y Enviados: La Iglesia de Cristo en Misión en el Mundo”. Esta iniciativa pastoral está motivada por la celebración del Centésimo Aniversario de la carta apostólica Maximun illud, del Papa Benedicto XV, escrita el 30 noviembre del 1919. 

 Por esto, decretamos un Año Extraordinario para la Misión que busque los mismos objetivos expresados para el Mes Misionero Extraordinario. También, que nos ayude a fortalecer los trabajos de la Misión Continental en Puerto Rico y el Programa Nacional de Acciones Pastorales, animados por la Comisión Episcopal de Evangelización de nuestra Conferencia Episcopal Puertorriqueña.

2. Nos dice el Papa Francisco: “La carta apostólica Maximum illud exhortó, con espíritu profético y franqueza evangélica, a salir de los confines de las naciones para testimoniar la voluntad salvífica de Dios a través de la misión universal de la Iglesia. Que la fecha ya cercana del centenario de esta carta sea un estímulo para superar la tentación recurrente que se esconde en toda clase de introversión eclesial, en la clausura autorreferencial en la seguridad de los propios confines, en toda forma de pesimismo pastoral, en cualquier nostalgia estéril del pasado, para abrirnos en cambio a la gozosa novedad del Evangelio. También en nuestro tiempo, desgarrado por la tragedia de las guerras y acechado por una triste voluntad de acentuar las diferencias y fomentar los conflictos, la Buena Noticia de que en Jesús el perdón vence al pecado, la vida derrota a la muerte y el amor gana al temor, llegue también con ardor renovado a todos y les infunda confianza y esperanza”. 1

3. La celebración de este Mes Misionero Extraordinario desea: reavivar la conciencia bautismal del Pueblo de Dios en relación con la misión de la Iglesia; despertar la conciencia de la “missio ad gentes”; retomar con nuevo impulso la responsabilidad de proclamar el Evangelio; trabajar la vitalidad misionera; y poner la misión de Jesús en el corazón de la misma Iglesia. 

4. Los Obispos en Puerto Rico de cada una de la Iglesias Particulares, a quienes se nos han confiado junto a los presbiterios de estas porciones del Pueblo de Dios, (Cfr. L.G. 9), deseamos unirnos a esta intención del Papa Francisco. Por esto, decretamos un Año Extraordinario para la Misión que busque los mismos objetivos expresados para el Mes Misionero Extraordinario. También, que nos ayude a fortalecer los trabajos de la Misión Continental en Puerto Rico y el Programa Nacional de Acciones Pastorales, animados por la Comisión Episcopal de Evangelización de nuestra Conferencia Episcopal Puertorriqueña.

5. El Año Extraordinario para la Misión comenzaría con la Fiesta del Bautismo del Señor, el 13 de enero de 2019, y culminaría el 19 de octubre de este mismo año, Víspera del Domingo Mundial de la Misiones (Domund). Deseamos que este año se viva intensamente aprovechando los tiempos fuertes que la naturalidad litúrgica nos ofrece. Así hacemos tres llamadas especiales:

A. Una llamada a la CONVERSIÓN PERSONAL Y PASTORAL (Cfr. D.A. 366) que se promueva desde la Fiesta del Bautismo del Señor (13 de enero) hasta la Vigilia Pascual (20 de abril). Sería un momento especial para VER nuestra realidad personal, comunitaria y eclesial, y para revisar nuestro compromiso bautismal avivando en cada uno de los fieles, de este pueblo de Dios que peregrina en Puerto Rico (Pastores, Consagrados y Laicos), un cambio significativo que nos ayude a dar testimonio de la fe cristiana en una sociedad cada día más secularizada.

B. Una llamada a la COMUNIÓN, es decir, recorrer juntos el Camino de la Pascua para que, a la luz del Resucitado, cada uno de los Agentes de Pastoral pueda JUZGAR la realidad que vive en los espacios comunitarios de las familias, comunidades, parroquias, colegios y Diócesis. Ocasión propicia para descubrir “qué le pide el Espíritu a las Iglesias”, (Ap. 2, 29), en este momento de la historia puertorriqueña. Serviría mucho una lectura atenta y orante de los Hechos de los Apóstoles en el que se manifiesta el desafío de aquella Iglesia naciente en medio de persecuciones y conflictos internos. Esta segunda llamada la proponemos durante el Tiempo de la Pascua, desde, el domingo 21 de abril hasta el sábado 8 de junio, Vigilia de Pentecostés.

C. Una llamada a la VIVENCIA MISIONERA, comenzando por identificar los espacios concretos de nuestros barrios y ciudades en los cuáles no se ha anunciado a Cristo o no se ha hecho suficientemente. Ocasión para ACTUAR, saliendo a las periferias territoriales y existenciales donde hace falta la presencia testimonial y alegre de los cristianos; para conocer los lugares de “missio ad gentes” en el Mundo, comprometiéndonos con nuestra oración y colaboración solidaria; para reconocer los puertorriqueños de nuestras Diócesis (laicos, religiosos-religiosas y clérigos) que están en los lugares de misión; e identificar, entre los agentes de pastoral, personas que pueden realizar la “missio ad gentes” desde Puerto Rico para el Mundo. Esta llamada la invitamos vivir desde el Día del Pentecostés (8 de junio) hasta la Víspera del Domund (19 de octubre).

6. Esta triple llamada de la Iglesia en Puerto Rico culminaría con una solemne Celebración  Eucarística en la que se dé el Anuncio y Lanzamiento Nacional e Internacional del Sexto Congreso Americano Misionero (VI CAM), a realizarse en Puerto Rico en el año 2023. La celebración culmen de este Año Extraordinario para las Misiones se llevará a cabo en la que será la Sede del VI CAM, la Diócesis de Ponce.

7. Pedimos a todo el Pueblo de Dios que peregrina en Puerto Rico de todas las Diócesis, Parroquias, Comunidades Religiosas, Movimientos, Asociaciones y Colegios de esta Provincia Eclesiástica que nos animemos y celebremos con júbilo este Año Extraordinario para las Misiones 2019.

8. Pedimos a María, Madre de la Divina Providencia, “misionera que se acerca a nosotros para acompañarnos en la vida” (E.G. 286) y al Beato Carlos Manuel, apóstol laico puertorriqueño, que intercedan por nosotros en esta nueva etapa misionera de la Iglesia.

Decretado hoy, 29 de noviembre de 2018, en la LII Asamblea Plenaria de la CEP, en Casa Manresa, Aibonito , Puerto Rico. 

S.E.R. Mons. Roberto González Nieves, OFM

Arzobispo Metropolitano de San Juan

Presidente de la CEP 

S.E.R. Mons. Álvaro Corrada del Río, SJ

Obispo de la Diócesis de Mayagüez

Vicepresidente de la CEP

S.E.R. Mons. Eusebio Ramos Morales

Obispo de la Diócesis de Caguas 

Administrador Apostólico de la Diócesis de Fajardo-Humacao

Secretario-Tesorero de la CEP

S.E.R. Mons. Rubén A. González Medina, CMF

Obispo de la Diócesis de Ponce 

Gran Canciller de la PUCPR

S.E.R. Mons. Daniel Fernández Torres

Obispo de la Diócesis Arecibo

Director Nacional de la OMP


1Carta del Papa Francisco al Cardenal Filoni, Prefecto para la Evangelización de los Pueblos, en la que proclama el Mes Misionero Extraordinario (22 de octubre del 2017)

Port Relacionados

Leave a comment